lunes, 13 de marzo de 2017

Crónica del día después en la III Marcha Nórdica Sotos Históricos de Aranjuez

Ya pasó, fin de semana intenso, lleno de marcha nórdica y muy agradable, principalmente por los momentos compartidos con gentes con una afición común. Comenzamos el sábado por la mañana con un curso de técnica, un paseo por los jardines de Aranjuez con bastones tras la comida y la prueba del domingo, que no es poco. Pendientes de multitud de detalles sabiendo que no se abarca todo y que siempre hay cosas que se nos escapan, pero con la idea de que se ha hecho lo mejor que se ha podido o sabido, siendo consciente de lo complicado que es esto.

Decía hace unos días que pasada la prueba de ayer domingo llegaría la crónica del día después
y anunciaba además que no iba a ser una crónica en color de rosa en la que todo fuesen palabras bonitas, congratulaciones y parabienes. ¡Qué bien lo hemos hecho, que buenos somos, que guapos...!

Ayer mismo cuando terminó la prueba quise escuchar el punto de vista de los protagonistas más importantes de la prueba, porque no nos olvidemos que los más importantes son los competidores, no la empresa o el club que organiza la prueba, no la escuela, federación o pseudofederación que la avala. Creo que es positivo, muy positivo, escuchar la opinión de esos que muchas veces son los que menos pintan y nadie escucha, pero sin los que nada, absolutamente nada, de todo esto tendría sentido. Y quería escuchar, saber que era lo que menos les había gustado porque de ahí estoy seguro que es de donde podremos sacar más.

Es cierto que han sido más las felicitaciones que las críticas pero las primeras solo suelen servir para aumentar el ego, y las segundas aunque puedan escocer nos pueden servir para mejorar, así que quedémonos, al menos por el momento, con estas últimas.

Una crítica inicial a nuestro reglamento de la prueba y es que a algunos, no pocos, no les gusta que las amonestaciones (tarjetas) no se conviertan en penalizaciones de tiempo como sí sucede por ejemplo en el reglamento de la Fedme. Es entendible, defensores hay de las dos visiones, y creo que si se actúa con cordura ambas pueden ser perfectamente validas. No me parecería mal sancionar con tiempo una tarjeta amarilla, pero soy de la opinión de que a día de hoy, para dar ese paso, nos falta madurar más como árbitros, y tener más experiencia. ¿Sancionamos igual todos los árbitros, sancionamos el mismo hecho en distintos competidores...? Meter un minuto, o cuatro minutos te echa abajo en la clasificación. Se me dirá, pues bueno que lo hagan bien, pero en una competición que no es para nada fácilmente arbitrable (y la de Aranjuez es muy difícil de arbitrar) me parece un error. No nos olvidemos de que hasta ahora no se está sancionando y no digo con dureza, sino simplemente según marca el reglamento. En la prueba de ayer hubo cinco o seis descalificados, seguro que hay gente que piensa que deberían haber sido más. Saqué cuatro tarjetas rojas en el primer control en el kilómetro 1, no lo dudé, era una competición, había unas normas y había que cumplirlas. Tarjeta roja directa. Por fallo además mío porque se nos escaparon en el control previo a la salida. No se puede ir haciendo marcha nórdica con un solo bastón, no se puede decir al árbitro que "los bastones nos los hemos repartido entre los cuatro".
Lo de ayer, mejor o peor, era una competición, y a la competición se va a competir con el reglamento si no estudiado al menos leído.  Uno de los marchadores del top ten fue descalificado, descalificado por recibir tarjetas de tres jueces diferentes, estoy seguro que él piensa que otros lo hicieron igual -de mal- que él y no fueron sancionados, y puede tener razón o puede que no. Desconozco el número exacto de tarjetas que se mostraron, las hubo por no pasar la mano, por no clavar, por actuar de forma peligrosa en los avituallamientos..., ¿debería haber habido más? Puede que sí, pero también puede que no. Los competidores deben o debemos empezar a tener claro que somos sancionables, hasta el día de hoy eso no ha sucedido y no es lo habitual, pero que no sea lo habitual no significa que no sea lo que hay que hacer.

Me comentaban también que el momento de la charla técnica se produjo demasiado cerca del momento de la salida con lo que algunos participantes han considerado que tenían poco tiempo para calentar. Es posible, sí, pero el problema es que hacer la charla mucho antes obliga a que hagan acto de presencia con más tiempo, y luego resulta que aquellos a los que posiblemente más les interesaría escuchar la charla son los que no están o les falta algo, o... Difícil unir ambas cosas. Ya hablamos ayer mismo de que puede ser positivo salir diez o quince minutos después de los corredores con lo que a la vez podemos ampliar algo el tiempo de calentamiento, o incluso plantearnos esta reunión técnica el día antes, todo tiene sus pros y sus contras y todas las opiniones al respecto son bienvenidas.

Justo antes de la salida hubo participantes que se molestaron con los árbitros porque se les exigió que llevarán los dos dorsales puestos y visibles, o los tacos que eran obligatorios hasta la entrada al jardín, o el que olvidó los bastones y hubo que prestarle unos. Aunque a alguno le parezca una tontería se comentó a los participantes la obligación de haber llevado una ropa apropiada porque si el reglamento dice que no se puede ir con prendas holgadas sus motivos tiene, intentamos que la gente -pocos pero unos cuantos- no llevaran mochila, en una prueba donde hay fuente en el kilómetro 2.5 y en el kilómetro 5, avituallamiento en el 6, en el 9 y en el 11 no me parece necesario llevar una mochila o un mochilón como era algún caso. Llegará un momento en el que un árbitro decida no dejar participar a alguien por cualquiera de estos motivos y será bueno que ese día llegue más pronto que tarde. A lo mejor el día debería haber sido ayer.

Algún problema en algún cruce con la señalización..., pues sí, aunque parezca mentira estos problemas suceden, había gente de la organización pero posiblemente no habría estado de más habernos dado una vuelta al recorrido un rato antes revisando que todo estuviera en su sitio, que los que estaban en cada punto tuvieran claro por donde iba cada prueba, es una de las pegas de compartir prueba con la media maratón.

Avituallamientos. Había tres a lo largo de los 15 kilómetros, solo con agua y algunos competidores echaron de menos algo solido, fruta por ejemplo en el recorrido. Ciertamente en la llegada luego si había fruta pero ahí queda... Es algo sobre lo que nosotros no hemos tenido control directo ni indirecto pero ahí se deja para ediciones futuras.

La entrega de trofeos se hace larga, aburrida y tediosa y sería bueno que los vencedores vieran recompensado su esfuerzo de una manera más vistosa, pero volvemos a lo mismo, carrera de 8 km, media maraton, cada una con sus categorías y demás, no dejamos de ser los últimos de todos...

Algo que a mí personalmente me importa y mucho. Falta de juventud en la marcha nórdica. Cierto que Sandra, menor de 18 años quedó tercera absoluta, mi felicitación muy especial para ella, cierto que participaron en la prueba tres niñas más de nuestro club, Paula, Victoria y Rocío y que subieron al podio, cosa que la FEDME ni siquiera contempla, ya que parece que no está por esa labor. Es cierto que intentamos que hubiera una prueba infantil pero no pudo ser, trabajaremos ese aspecto; en el club estamos muy orgullosos de contar con un buen número de niños y niñas, ellos son el futuro de este deporte, aunque algunos no lo vean así y consideren por ejemplo que es poco pedagógico que compitan con los mayores, es una frase que se me quedó grabada cuando la escuché dirigida a mí y que creo que califica o descalifica perfectamente a quien la dijo.

Calidad de los competidores. Ciertamente hay lo que hay, personalmente para mí ha sido una enorme satisfacción haber visto que nuestro Samu, alias Thor según leo ya en algún blog, está ahí arriba y además estoy convencido de que va a seguir mejorando, pero tenemos que ser conscientes de que en nuestras pruebas de marcha nórdica hay gente que va a competir y darlo todo ya sea para ser el primero ya sea para bajar en un minuto su marca, y luego hay otro grupo que está a otro nivel y que participa por participar. No quiero criticarlo, es importante también conseguir que la gente de un modo u otro se enganche a este deporte.

Todas estas cosas que he ido comentando más arriba me las han hecho saber los propios competidores pero hay dos críticas que curiosamente ninguno de ellos me ha realizado, y que yo considero importantes, muy importantes. Una primera es de aspecto diríamos que educativo. ¡Qué guarros son algunos competidores! A partir del kilómetro siete u ocho aproximadamente el suelo estaba lleno de envases de geles, por doquier, seamos un poquito más cuidadosos, supongo que en la segunda vuelta al jardín para los medio maratonianos habría más de lo mismo, un día Patrimonio Nacional se cansa y no vuelve a dejar que la prueba se haga por dentro de los jardines.
La segunda es sobre el recorrido de la prueba. La prueba de Aranjuez es muy bonita, muy llana, con mucho público, con un recorrido espectacular que pasa por los Jardines, los sotos... pero yo no tengo nada claro que sirva para una competición de marcha nórdica. Así de claro y así de duro. El circuito (circuito porque se sale y se llega al mismo sitio) es magnífico para hacer marcha nórdica, no hay un solo punto donde pueda haber problemas para realizar una técnica correcta, ni se suben escalones, ni se suben puentes (aunque se pasen tres), ni se cruzan lechos de arroyos, ni nada que se le parezca. Pero no es arbitrable. Es materialmente imposible. Una prueba competitiva tiene que desarrollarse en otro tipo de circuito. Nueve árbitros (tres en bicicleta) más un secretario que se encargaba de tener controladas todas las amonestaciones, un circuito de 15 kilómetros, y ¿cuántos puntos ciegos? Si llego y amonesto con tarjeta a dos competidores en un avituallamiento ¿cuántos se me han pasado haciendo lo mismo y no los hemos podido ver? Había 135 inscritos, entre el primero y el último una hora de diferencia. ¿Cómo lo controlamos?

Dicho esto vayan ahora las felicitaciones y agradecimientos. En primer lugar a Servitur Aranjuez, empresa organizadora, que nos brinda una prueba magnífica con mucho más positivo que negativo y que además ha conseguido que su media maratón se haga un hueco importante en el calendario y que en solo tres ediciones la prueba de marcha nórdica de Aranjuez sea un referente en el calendario. Mención aparte aquí merece Piri ya que nada de todo esto habría sido posible sin él. Agradecimiento al público que abarrota el recorrido y que anima sin cesar a los competidores. Agradecimiento a todos los que a nosotros nos han echado una mano, con el tema de fotografías-vídeo por ejemplo (miedo me da pensar en que me han dicho que hay más de dos mil fotografías...), mi  felicitación a todos los competidores, desde el primero hasta el último, incluidos los que fueron descalificados, con un recuerdo muy sincero para los diecinueve del club Marcha Nórdica Aranjuez, una felicitación especial para los campeones Pablo, Agustín, Regina, Reyes y Sandra y más especial todavía para nuestro campeón Samu (no sabe cuánto me alegro por él y por la marcha nórdica de su éxito aunque hoy me diga que le duele todo el cuerpo), una felicitación muy entrañable para Juan, nuestro miembro del club más veterano -y más joven en cuanto a mentalidad- que ocupó el segundo puesto en categoría senior. También muy especial la felicitación para Victoria, Paula y Rocío que subieron al podio en categoría junior y que demostraron que la marcha nórdica es deporte de jóvenes. Gracias por último a los árbitros, encabezados y dirigidos por Piri, con Miguel Angel haciendo labor de secretario, José Luis, Mercedes, Carlos, Marcelino, Rafa, y los murcianos Antonio y Julia. Labor oscura, desagradable a veces, pero imprescindible, seguro que lo pudimos hacer mejor, pero hicimos lo que pudimos y supimos.

3 comentarios:

Eduardo dijo...

Jose Luis, desde Bilbao, y también con el cuerpo molido, no puedo sino agradeceros el esfuerzo por la organización, y por la acogida que nos brindasteis. Estuve en la edición II de la prueba de Marcha Nórdica, y visto desde fuera, se aprecian dos claras mejoras en esta III edición: creo que el nivel de los participantes es mejor este año, al menos entraron más competidores en una franja de tiempos similares, y por otra parte, siendo seria la organización el pasado año, en este se ha percibido un gran interés por los organizadores y jueces en que quedara claro que se iba en serio, y eso es muy bueno para futuras ediciones. Enhorabuena, y sobre todo, seguid fomentando el Nordic Walking del día a día, sobre todo con los chavales que son el futuro sin duda.
Eduardo Gimenez.

J. Luis Benavente dijo...

Muchas gracias Eduardo por tu comentario. Un placer haber compartido mesa y mantel contigo y haber compartido una afición común. Sois gente como tú, dispuesta a hacerse un buen número de kilómetros los que dan sentido a esto, gracias de nuevo y ten muy claro que siempre serás bienvenido aquí, y seguro que pronto nos vemos por algún camino ;)

Piri dijo...

Muchas gracias a ti, José Luis, y a todos los que han formado y hacen crecer ese club, sin duda pionero en España, al que auguro un brillante futuro, desde tan prometedora realidad. En breve publicaré mi reflexión en mi blog de Nordicartagena, en mucho paralela a la tuya, aunque menos completa. Enhorabuena también por tu espíritu crítico. Estoy deseando ver y analizar todas esas imágenes, que es de verdad dónde todos aprendemos.